• Group Titans Cargo

El efecto cascada y su capacidad para originar el efecto látigo en la demanda.

Actualizado: 23 ago

Luego de la pandemia, el atasco de miles de contenedores en los principales puertos en el mundo sumado al inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania, ya generaban muchos problemas en los sistemas logísticos de todo el mundo, pero ¿será posible que esto genere un desabastecimiento a nivel mundial?

El abastecimiento de productos a nivel mundial, se ve amenazado por las consecuencias originadas por la pandemia y los vientos de guerra.


Comprar una auto nuevo, muebles o bienes de capital para las industrias ya no es tarea fácil. Los tiempos de importación se han dilatado más de lo que normalmente se tenían como tiempos promedio y las tarifas, debido a la escasez de containers, están al alza. Además, se tienen cortes intermitentes en las cadenas de suministros, debido a que las empresas mantienen políticas de stocks mínimos, para evitar altos costos de almacenamiento.


El Efecto Cascada


El desabastecimiento en un sector termina desequilibrando otros sectores. Por ejemplo, la falta de suministro de semiconductores termina afectando a los fabricantes de computadores, laptops, teléfonos celulares y consolas de videojuegos, debido a que no se pueden producir chips. Pero esto también afecta a todas las industrias que tienen estos componentes en sus procesos productivos, tales como automóviles, motocicletas, aviones e incluso a las líneas de producción que tienen máquinas automáticas.


Este mismo efecto se da en muchas cadenas de suministros por la interdependencia generada por la globalización anterior a la pandemia. Y lo peor del desabastecimiento esta recién por venir, pues un sistema logístico tan integrado e interdependiente, pero con un equilibrio actual tan precario, puede verse afectado por un tifón en China o el cierre de una fábrica en Taiwán, o como consecuencia de un conflicto bélico, como el caso de Rusia y Ucrania.


"Creo que el principal efecto de la escasez global de muchos bienes será un mayor desequilibrio de inventarios en el futuro", dice Willy Shih, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard. Ante la escasez actual, explica en diálogo con BBC Mundo, las empresas están pidiendo órdenes adicionales o tratando de conseguir sus productos a través de canales logísticos obstruidos.”

Y justamente el efecto que describe el profesor Willy Shih es lo que se conoce en logística como "efecto látigo”.


¿Qué es el efecto látigo?


El efecto látigo es, en su definición logística, un fenómeno de imprecisión en la estimación de la demanda por parte de cada miembro de la cadena de suministro cuando hay fluctuaciones en los volúmenes de los pedidos, como los actuales.


Este efecto se produce porque, en lugar de tener como referencia la demanda del cliente final, los miembros de la cadena de suministro toman como indicador la demanda que le transmite su antecesor en la cadena de suministro, afectada, en nuestro caso por falta de containers, retrasos en los embarques u otras causas externas. Esto añadirá, como manejo preventivo, en una amplificación extra en el aprovisionamiento que se traducirá en descompensaciones de stock almacenado.



¿Cómo evitar el efecto látigo?


Hay dos variables que se deben manejar para evitar afrontar el efecto látigo. En primer lugar, se debe tener información de la demanda final que tiene nuestra línea de producto o productos y como se está comportando ante la inminente “escasez” de productos competitivos y/o sucedáneos. Revisar los inventarios en la cadena de distribución y los días cobertura que se tiene antes de tener un quiebre de inventario. Con esta medida, responsabilidad del área comercial de la empresa podremos saber en que momento nos quedaremos sin producto para abastecer a clientes y distribuidores.


En segundo término, manejar información del flujo de abastecimiento de materias primas será de vital importancia para poder determinar los volúmenes que debemos mantener en stock para no tener “paradas de producción” por falta de insumos, pero tampoco tener volúmenes excesivos de stocks. Esto se debe determinar con el monitoreo de la demanda final.


Sea si tenemos insumos importados o comercializamos productos terminados importados de otros países, nuestra agencia de carga es un aliado imprescindible en el monitoreo de la información necesaria para evitar el nefasto “efecto látigo”.

Déjanos tus comentarios o escríbenos para conocer sobre los temas que quisieras que desarrollemos en nuestro blog. Comparte este contenido en tus redes con aquellas personas relacionadas al rubro de carga internacional o escríbenos aquí , para una asesoría gratuita sin compromiso.

9 visualizaciones0 comentarios